jueves, 20 de julio de 2017

Digamos que ¡Viva Las Vegas!

He de confesar que mis prejuicios a la cultura yankee no dejaban títere con cabeza y menos aun en una ciudad como Las Vegas donde el reclamo turístico es la expropiación cultural en toda regla, nunca imaginé que después de buscar con tanto ahínco iba a encontrar un oasis en medio de este desierto.

Me tuve que desviar de vuelta a casa, pues según dicen a Trump le dio por arreglar las calles y aquí lo tienen todo medio levantado, y voilá, lo que llevaba buscando desde que llegué, una charity shop, decido pararme y bajar del coche, miro a mi alrededor, parece un sitio diferente a todo lo que he visto por aquí, locales, personas... Chequeo el google maps y veo que estoy en el Arts District, ¿arts, aquí, en serio?, me pregunto. Entro a la tienda y por un momento pienso que estoy en California, por fin encuentro los pantalones que andaba buscando, me vuelvo al coche corriendo en parte por el calor, en parte porque llevaba todas mis nuevas adquisiciones en la mano, claro, allí no tenían bolsas, antes de entrar al coche decido pasar y pedir algunas servilletas al bar que está justo al lado de donde había aparcado para limpiar la que había liado con el batido de "chocolate" que me iba bebiendo por el camino.

 Qué jodida casualidad del destino fue entrar allí y encontrarte, casualidad también que os partieseis de risa el camarero y tú al preguntar si hacia el favor de darme algunas servilletas y que yo me quedara con cara de póquer sin saber si es que me pasaba algo o es que el cambio de idioma me había hecho decir  alguna burrada sin querer.  Así que comenzaste explicándome el misterio de las servilletas, continuaste pidiéndome lo mismo que estabas tomando tú y después de que me convencieras para tomarme ese chupito de tequila, me dijiste que tenía que estar segura de si quería verte borracha porque igual después ya no ibas a gustarme. Y yo, que no dejaba de preguntarme que de dónde narices habrá salido esta chica, y como era posible que existiera esa sonrisa.

Al final no sé en qué momento acabe en el coche de camino a tu casa, supongo que en parte porque nos entró la urgencia de ver The Hunger y nos echaban del bar. He de decir que no podía estar más aterrada y confusa, que todo el camino me iba preguntando si eso significaba algo más, que solo pensar en besar unos labios que no fueran los suyos me daba tanto vértigo que a veces frenaba de golpe aunque no hubiera nada ni nadie que me impidiera seguir mi camino, que tardé en llegar casi el doble y me llamaste un par de veces por si me había perdido, aunque tú misma metieras la dirección en el GPS, me tranquilizaba la idea de que con gustar te refirieses a caerme bien, que tal vez solo estabas siendo amable y ofreciéndome tu amistad.

La verdad es que una vez en tu casa la conversación fluía como pocas veces me ha pasado antes y que por suerte para mí no llegamos a ver The Hunger, he de admitir que tus ojos azules me parecían el color más cálido que había visto jamás, tanto que eran capaces hasta de derretir poco a poco todas las capas que una encima de otra habían ido sobreponiéndose en mí estos últimos meses.

Esa noche celebramos la legalidad de la marihuana en el estado de Nevada, los numerosos polvos que le echó Hendrix a su peluche porque según tú estaba nervioso de que yo estuviera allí, hablamos de cine, música y política durante horas, de nuestra colección de camisetas de grupos, cambiamos tanto de canción que no sé en qué momento acabé cantándote mi gran noche de Raphael ni por qué me sentía tan a gusto. A penas cuatro horas antes de que me sonase el despertador y solo porque no quería dar mala imagen al día siguiente en el trabajo me volví a mi casa aunque me hubiera quedado allí un buen rato más. Al llegar he de confesarte que una bandada de pájaros me volvió a volar las tripas al escuchar el clín del móvil avisándome de tu mensaje: Thanks for hanging out 😉.





jueves, 8 de junio de 2017

sábado, 27 de mayo de 2017

Ella se sentó en la orilla del mar e hizo montañitas con las piedras de la playa Paraíso.
Yo, la miraba en la distancia y desde cerca, la vi tan llena de cosas por dentro, allí con tanta gente comprendí que se sentía tan sola, a veces se daba la vuelta y me miraba coqueta, sabiéndose observada. Podía sentir desde lejos lo suave que era su espalda desnuda y me daba envidia de su pelo que le acariciaba, a ella le gustó mi playa.

A mi me gustó tenerla allí.

Aun a veces cierro los ojos y te la veo ahí sentada haciendo montañitas con las piedras de la playa Paraíso.



viernes, 5 de mayo de 2017

Ella es como una cerveza muy fría con trozos de hielo a las tres de la tarde de julio en Madrid
Ella a mi lado
Ella en el cine a La Luz de la pantalla
Ella es arte
Ella es diosa aquí en mi cama
Ella, que me mira con cara de amor
Ella con el pelo suelo y su camisón de lunares
Ella : -arráscame la espalda
Ella: -abrázame más fuerte
Ella: -más
Ella: -¡Qué gusto!
Ella trayéndome flores un ocho de septiembre demasiado temprano a la cama
Ella clavando en el centro de mi tripa una bandera con su nombre
Ella, proclamándose la reina de mi mundo y yo, la mujer más afortunada de este.

miércoles, 26 de abril de 2017

Besos de otro mundo.

Ojalá pudiera quitarle con mi amor toda la desconfianza ojalá nos abracemos tan fuerte que se borre todo lo malo, que se acabe ya esta pesadilla, que seamos felices, nos lo merecemos, yo también lo merezco, ojalá me vuelva a mirar como antes y me diga “cariño” así, suave, con su dulce dulce voz, así como solo ella sabe hacerlo, así como solo ella saca una a una las letras de sus labios y las hila todas juntas para formar una palabra tan bonita y abstracta, para llamarme, para referirse a mí, así suave, así con esa vocecita suya, así con tanta vida dentro de su boca, con tanto amor en su mirada, con esa inocencia… CARIÑO, que su palabra se aleje de ella para venirse conmigo y volverse mía porque me la ha dado y me abrace y me entre por la tripa y me acaricie el corazón y el alma y me cure las heridas y me bese las dolencias y se quede ahí quietita y tumbada en mi memoria para poderla escuchar siempre que necesite esa caricia, cómo es posible sentir tanta vida dentro de tu boca, viviendo en tu garganta, como es posible que sienta celos de las palabras que pronuncias por acariciar tus labios.

Esos besos que me das no son de este mundo...


martes, 21 de marzo de 2017

Historias para conducir

Anoche me pasó una cosa, te vas a reír, me vas a decir que ya estoy otra vez con mis cosas que me baje de las nubes, que ando por el cielo.

Era de noche, estaba oscuro y yo conducía de vuelta a casa, con mucha paciencia, ya estaba cansada de oír música, ya estaba cansada de ignorar la música porque no paraba de pensar en ti, entonces empecé a contar un cuento, en ese cuento había una chica, ella era la protagonista y único personaje de esta historia. El cuento transcurría en un lugar oscuro y había un foco que iluminaba un suelo donde no había nada ni nadie, tan solo un espectador, yo, que maravillada ante mis ojos empezaba a ver como se aparecía la mujer perfecta para habitar la historia que quería contar.

Entonces mis labios empezaron a contar el cuento de como sería ella si la historia fuera la mía, y ella era tan parecida a ti que hasta tenía los dientes desordenados en el mismo orden que los tuyos, y sus labios los mismos hoyos, y su piel olía igual, y sus ojos brillaban de la misma manera que los tuyos aun con ese negro tan profundo. Me daba miedo seguir pronunciando adjetivos, porque cada vez era más clara y cada vez tenía más detalles, tantos que empezaba a verte sentada a mi lado en el coche mirándome como solías hacer y me daba miedo hasta girar la cara para no encontrarte.

Entonces la vi, al principio pensé que sería un avión, luego vi que iba tan rápido que iba a estrellarse, entonces, un fogonazo de luz intensa que acabó en chispas y me devolvió la oscuridad y por precaución le dije que me concediera ese deseo, porque cuando alguien desea tanto algo y ve pasar algo así no tiene que pensárselo dos veces. Entonces exhausta decidí que era hora de parar en la siguiente gasolinera, y según entre y mis faros empezaron a describirme ese lugar me di cuenta de que cuando volví la última vez por ese camino lo hice contigo y paramos en el mismo sitio, miré al cielo como pidiéndole algo que me había prometido, y me devolvió la oscuridad infinita que tiene el cielo en carretera, y de la misma manera me di cuenta de que el deseo ya se había concedido y que esa estrella fugaz solo era tu recuerdo paseando por mi historia.



lunes, 2 de mayo de 2016

Pena.

 No es que no me quieras, es que no has podido ser más cobarde, no es que no quieras estar a mi lado, es que te aterra, estás tan atrapada en tu mundo que tenderle la mano a alguien nuevo, dejarle entrar, que sea capaz de herirte, de sacudirlo todo, de matarte en un segundo con una sola palabra te paraliza, y corres hacia donde sea, huyes.

 Es verdad, no me quieres, nunca lo hiciste, supiste que no podías hacerlo desde el momento en que me conociste. Por mucho que quisieras, por mucho que sintieras, mentiste, pues tú por dentro bien sabías que estabas aterrada, paralizada por el miedo que te tiene totalmente presa, esclava, me das pena, mientras yo lloraba, moría de amor, vivía un sueño, te hacía el amor en cada rincón y me dolían los labios de morderlos al pensarte... Ahí estabas tú, parada, con un corazón muerto, atado con cuerdas que pusieron fantasmas del pasado.

 Vuelves, y vuelves porque sabes lo que sientes, aunque te lo niegues, pero no estás, sigues fuera. ¡Maldita cobarde descarada! Cómo te atreves a acercarte a un corazón vivo que quiere latir por ti, que quiere estar a tu lado incluso en las más duras tempestades, mientras crees que si te quedas sufrirás y no valdrá la pena, mientras sufre por ti, porque cree que vale la pena... Creía que valías la pena.